Páginas relacionadas

Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Drenaje de abscesos

Un absceso es una cavidad de pus que se forma alrededor de una infección. Pus es un líquido compuesto de gérmenes (bacterias), glóbulos blancos y otras sustancias. Drenar un absceso es una forma de extraer pus de una zona u órgano infectado dentro del cuerpo. Esto ayuda a sanar la infección. El procedimiento lo lleva a cabo un médico especialmente capacitado conocido como radiólogo intervencionista.

Preparación para un drenaje de absceso

Siga todas las instrucciones que le den para prepararse, tales como:

  • No coma ni beba nada durante un período de 6 horas previas al procedimiento.

  • Avísele al tecnólogo si está embarazada o podría estarlo, o si está amamantando.

  • Infórmele al proveedor de atención médica y al técnico si tiene alergia al medio de contraste (tinte) para rayos X o a otros medicamentos.

  • Asegúrese de que su médico conozca todas sus enfermedades y todos los medicamentos que toma. Es posible que le pidan que deje de usar algunos o todos antes de la prueba. Entre los que se incluyen los siguientes medicamentos:

    • Todos los medicamentos recetados

    • Los medicamentos de venta libre que no necesitan receta

    • Cualquier droga de la calle si usa alguna 

    • Hierbas, vitaminas, algas, jarabes para la tos y otros suplementos

Durante el procedimiento

  • Se pondrá una bata de hospital y se acostará en una mesa de rayos X. Puede acostarse boca arriba, boca abajo o de lado, según la ubicación del absceso.

  • Se le colocará una sonda intravenosa a fin de administrarle líquidos y medicamentos. Es posible que se le administre medicamentos a través de la sonda intravenosa a fin de ayudarle a relajarse.

  • Se limpiará la piel que cubre el absceso. Se le aplicará un anestésico local a fin de dormir la piel.

  • Guiándose con una tomografía computarizada o una ecografía, el radiólogo insertará una aguja a través de la piel y la conducirá hacia el absceso. Luego, la aguja se reemplazará con un tubo delgado y flexible (catéter).

  • El pus se drenará del absceso a través del catéter. Se conectará una bolsa o perilla de succión al catéter con el fin de recoger el pus a medida que se drena.

  • El catéter de drenaje se sujetará a la piel con suturas o cinta de forma temporal a fin de asegurarlo y evitar que se mueva.

  • El procedimiento puede tomar un total de 30 minutos o más, según la ubicación del absceso.

Después del drenaje de absceso

  • Es normal presentar un poco de fiebre durante las primeras 24 horas posteriores al procedimiento.

  • El catéter y la bolsa de drenaje se mantendrán en su lugar durante varios días. Siga las instrucciones que le den en cuanto a cómo cuidar del catéter y del sitio de drenaje.

  • Programe un visita de seguimiento con su médico para controlar la infección y para que le quite el catéter.

¿Cuándo debe llamar a su proveedor de atención médica?

Llame a su proveedor de atención médica si tiene lo siguiente:

  • Sangrado

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior, o según lo que le indique su proveedor de atención médica

  • Escalofríos.

  • Dolor nuevo o que empeora

  • El líquido deja de drenarse por el tubo; el drenaje cambia de color o el tubo se mueve o se sale

Revisor médico: Kenny Turley PA-C
Revisor médico: Louise Cunningham RN BSN
Revisor médico: Neil Grossman MD
Última revisión: 4/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
About Us